FUNDACIÓN BIOSUR

Riqueza Natural

La Península de Osa alberga más del 2.5% de la biodiversidad mundial y más de la mitad de la biodiversidad de Costa Rica. Esta región, incluye el Bosque Tropical Lluvioso continuo más extenso de la costa pacífica en Centroamérica, cuya superficie permite mantener poblaciones viables de la flora y fauna que hoy en día están en vías de extinción. Esta región presenta una topografía abrupta y quebrada, planicies con humedales, coronado por un bosque nuboso a unos 745 msnm.

Las severas lluvias con precipitaciones torrenciales e inundaciones periódicas ( 24 pulgadas / año), dan origen a una extensa red de ríos y quebradas. Los suelos altamente saturados tipo ultisoles son conocidos por su alta acidez, drenaje pobre y baja fertilidad que dan paso a una diversidad vegetal altamente dinámica (Rosero, Maldonado & Bonilla, 2010).

El inventario de especies es apenas una pequeña muestra de la complejidad de estos ecosistemas, pues representa además, una zona de alto endemismo, pero de alta fragilidad de conservación.  Se estima entre 4.000 y 5.000 especies de plantas vasculares (Herrera-MacBryde et al. 1997), un tercio de las especies de árboles en Costa Rica, que incluye la mitad de las especies de árboles amenazadas en el país, muchos de ellos superando los 46 metros de altura (Thomson, 1997).  La variedad de fauna es increíblemente rica registrando alrededor de 375 especies de aves (18 de las cuales son endémicas), 126 especies de mamíferos, 2 de las cuales, descubiertas por nuestro fundador, 40 especies de peces de agua dulce y aproximadamente 8.000 especies de insectos (Mansour, 1995), 71 especies de reptiles y 46 especies de anfibios (Soto & Jiménez, 1992).

Por tanto, posee renombre nacional e internacionalmente como un área prioritaria para la conservación de este ecosistema desde la década del 70 (Barquero et al. 2012). Estos bosques presentan afinidades florísticas tanto con bosques de Mesoamérica como de Sudamérica (Soto & Jiménez, 1992), ocupando el tercer lugar en riqueza de especies en comparación con 89 sitios Neotropicales analizados.

Gracias a la suma de varios aspectos como la baja densidad de población, el difícil acceso terrestre o aéreo y el poco impacto turístico, la Península de Osa es aún actualmente una de las regiones más selváticas y bellas de Costa Rica. Está compuesta por una fuerte red de áreas silvestre protegidas como el Parque Nacional Corcovado, Parque Nacional Piedras Blancas, la Reserva Biológica Isla del Caño, la Reserva Forestal Golfo Dulce, el Refugio Nacional de Vida Silvestre Golfito, el Refugio Nacional de Vida Silvestre Donald P. Hayes, el Refugio Nacional de Vida Silvestre Forestal Golfito, entre otros esfuerzos privados.

© Copyright Fundación BioSur. Puerto Jimenez Costa Rica | Web Design by PigFlex